Usted está aquí:noticias·convencional

Llegar a tiempo al 31 de diciembre era un objetivo imposible, y así lo ha reconocido el legislador estadounidense, que a finales del mes pasado decretaba una especie de moratoria que da tres años más a las compañías ferroviarias para que instalen en toda su red el sistema de control de trenes PTC.

El futuro del ferrocarril en Bélgica quedó marcado el 27 de marzo de 2001 por un choque de trenes que, pese a registrar sólo 8 víctimas mortales, puso sobre la mesa las consecuencias de no contar con sistemas que protejan la circulación en el caso de fallo humano. Como consecuencia de ese accidente en la localidad de Pécrot, el país decidió actuar radicalmente para evitar que pudiera repetirse. Quince años después, Bélgica va camino de convertir su red en una de las más seguras del mundo gracias al despliegue masivo de la tecnología de control de trenes ERTMS.

La compañía estatal irlandesa de ferrocarriles, Iarnród Éireann, ha confirmado esta semana el lanzamiento del primer servicio directo, sin una sola parada, de toda su red. Será de momento un único tren por día entre las dos ciudades más pobladas del país: Cork y Dublín, y precisamente en ese orden, puesto que no tendrá gemelo en sentido inverso.

El Marmaray, el flamante proyecto para enlazar entre sí las dos orillas del estrecho del Bósforo (Estambul) con una nueva línea ferroviaria, se encuentra paralizado desde hace seis meses después de que la constructora española OHL decidiese, a mitad del trabajo, reclamar más dinero del que debía recibir conforme al contrato adjudicado en su día por las autoridades turcas.

El pasado mes de noviembre el gobierno de Reino Unido completó el episodio más absurdo de todos los vividos (y han sido unos cuantos) en los poco más de 20 años que dura ya el experimento de la cosidetta liberalización del sector ferroviario. Tras rescatar una concesión abandonada sin contemplaciones en 2009 por la propietaria de Alsa, y gestionarla directamente con un éxito comercial rotundo durante cinco años, la devuelve ahora a manos privadas. 

La tozuda capacidad del sistema político estadounidense para bloquearse a sí mismo en cuestiones cruciales de índole interna es legendaria, pero en pocos campos se manifiesta de forma tan clara como en el de las infraestructuras. Dando un paso más, quizá no haya ejemplo más claro de esa parálisis institucional que el de un diminuto puente giratorio de eje vertical, con dos vanos móviles de menos de 50 metros de luz y siete de altura cada uno, que se ha convertido en uno de los peores cuellos de botella de la red ferroviaria para viajeros de Estados Unidos.

Nuevo capítulo de la extraña situación provocada por la liberalización del ferrocarril en Reino Unido. ScotRail, la marca bajo la que el ejecutivo británico engloba a todos los servicios ferroviarios prestados dentro de las fronteras de Escocia, y cuya operación se adjudica en concesión al mejor postor, ha terminado en manos de los ferrocarriles de Países Bajos.

Thello, la operadora de servicios ferroviarios internacionales controlada al 67% por la empresa pública Trenitalia, y en la que también participa la cuasi pública francesa Transdev, ha confirmado al fin la fecha de apertura de sus primeros servicios en la Costa Azul. Desde el próximo 14 de diciembre, y usando material rodante convencional, Thello penetrará desde Italia en territorio francés con una única frecuencia diaria por sentido entre Milán y Marsella, frente a las tres que había anticipado hace sólo un año.

El administrador de infraestructuras francés RFF y la autoridad aeroportuaria parisina ADP confirmaron el pasado mes de enero su intención de resucitar un peculiar proyecto de transporte público en el área metropolitana de París: el enlace ferroviario expreso entre la gare de l'Est y el aeropuerto parisino de Roissy-Charles de Gaulle, que estará destinado en exclusiva al mercado de viajeros de negocios.

Bombardier operará durante cinco años la única línea de cercanías de Vancouver, denominada West Coast Express y que conecta el centro de la ciudad con Mission City. Conforme al contrato adjudicado por Translink, la autoridad del transporte del estado de British Columbia (oeste de Canadá), la fabricante de trenes se encargará a partir de mayo de 2014 de prestar los cinco servicios por sentido y día que componen este modesto sistema a cambio de un total de 17 millones de dólares canadienses (cerca de 12 millones de euros).

Página 1 de 4
Copyright 2011. Joomla 1.7 templates. 2003-2015 - Fernando Puente