Usted está aquí:noticias·convencional

El pasado mes de noviembre el gobierno de Reino Unido completó el episodio más absurdo de todos los vividos (y han sido unos cuantos) en los poco más de 20 años que dura ya el experimento de la cosidetta liberalización del sector ferroviario. Tras rescatar una concesión abandonada sin contemplaciones en 2009 por la propietaria de Alsa, y gestionarla directamente con un éxito comercial rotundo durante cinco años, la devuelve ahora a manos privadas. 

La tozuda capacidad del sistema político estadounidense para bloquearse a sí mismo en cuestiones cruciales de índole interna es legendaria, pero en pocos campos se manifiesta de forma tan clara como en el de las infraestructuras. Dando un paso más, quizá no haya ejemplo más claro de esa parálisis institucional que el de un diminuto puente giratorio de eje vertical, con dos vanos móviles de menos de 50 metros de luz y siete de altura cada uno, que se ha convertido en uno de los peores cuellos de botella de la red ferroviaria para viajeros de Estados Unidos.

Nuevo capítulo de la extraña situación provocada por la liberalización del ferrocarril en Reino Unido. ScotRail, la marca bajo la que el ejecutivo británico engloba a todos los servicios ferroviarios prestados dentro de las fronteras de Escocia, y cuya operación se adjudica en concesión al mejor postor, ha terminado en manos de los ferrocarriles de Países Bajos.

Thello, la operadora de servicios ferroviarios internacionales controlada al 67% por la empresa pública Trenitalia, y en la que también participa la cuasi pública francesa Transdev, ha confirmado al fin la fecha de apertura de sus primeros servicios en la Costa Azul. Desde el próximo 14 de diciembre, y usando material rodante convencional, Thello penetrará desde Italia en territorio francés con una única frecuencia diaria por sentido entre Milán y Marsella, frente a las tres que había anticipado hace sólo un año.

El administrador de infraestructuras francés RFF y la autoridad aeroportuaria parisina ADP confirmaron el pasado mes de enero su intención de resucitar un peculiar proyecto de transporte público en el área metropolitana de París: el enlace ferroviario expreso entre la gare de l'Est y el aeropuerto parisino de Roissy-Charles de Gaulle, que estará destinado en exclusiva al mercado de viajeros de negocios.

Bombardier operará durante cinco años la única línea de cercanías de Vancouver, denominada West Coast Express y que conecta el centro de la ciudad con Mission City. Conforme al contrato adjudicado por Translink, la autoridad del transporte del estado de British Columbia (oeste de Canadá), la fabricante de trenes se encargará a partir de mayo de 2014 de prestar los cinco servicios por sentido y día que componen este modesto sistema a cambio de un total de 17 millones de dólares canadienses (cerca de 12 millones de euros).

El pasado 3 de noviembre se cumplieron 20 años desde la aprobación en Reino Unido de la Railways Act, disposición normativa que pretendía revolucionar un negocio que ya entonces contaba con más de 150 años de antigüedad y hacerlo, precisamente, en el país que lo vio nacer. Las dos décadas permiten realizar un balance sobradamente sosegado de las luces y sombras de un modelo que es tomado a menudo como referencia, y que es casi siempre desconocido.

Dos nuevos trenes Talgo se sumarán pronto a los otros cinco que ya realizan servicios en la ruta de 750 km entre Eugene, Portland (Oregón), Seattle (estado de Washington) y la ciudad canadiense de Vancouver. Tras su presentación en público a mediados del pasado mes, las dos nuevas ramas viajaron al depósito de Seattle, desde donde comenzarán a rodar en las próximas semanas, operados por Amtrak en su popular servicio 'Cascades'.

Tras experimentar durante un año con un tren nocturno en la ruta París-Roma, Trenitalia ha decidido concentrar toda la actividad de su marca Thello en la ruta que conecta la capital francesa y Venecia, y coordinar este único pero exitoso servicio con los trenes Freccie de alta velocidad, de manera que aquél y estos formen un único paquete comercial que sirva para viajar entre el centro de la península itálica, Borgoña y el Sena.

Han bastado una inversión de 70 millones de euros (93 millones de dólares) y menos de dos años de obras para acabar con uno de los puntos más saturados de la red ferroviaria estadounidense: el cruce de Colton, 92 km al este de Los Ángeles. Una intersección perpendicular formada por sendas dobles vías propiedad de Union Pacific (UP) y de Burlington Norhern Santa Fe (BNSF), que es utilizada por más de 110 trenes al día, y cuya configuración permanecía intacta desde su creación hace justamente 130 años.

Página 1 de 3
Copyright 2011. Joomla 1.7 templates. 2003-2012 - Fernando Puente