Usted está aquí:noticias·empresas

Todas las compañías ferroviarias de la Unión Europea están, desde la semana pasada, obligadas a indemnizar por retraso a los viajeros en los casos de interrupción del servicio que hasta ahora se excusaban bajo la cláusula de fuerza mayor, como huelgas, inclemencias meteorológicas o desastres naturales. Así lo ha determinado el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en una decisión solicitada por un tribunal austriaco con la intención de que la corte aclarase el sentido de la regulación actual.

Siemens ha denunciado ante las autoridades de defensa de la competencia de Brasil la existencia de un cártel que, según su relato, se habría repartido las adjudicaciones de contratos de suministro del sector ferroviario en ese país y del que formaron parte tanto la propia fabricante alemana como Alstom, CAF, Bombardier y Mitsui.

Thalys International, la operadora de servicios de transporte de viajeros entre París, Bruselas, Amsterdam y Colonia, se convertirá en una sociedad independiente (actualmente tiene la forma jurídica de sociedad cooperativa), que estará participada únicamente por la francesa SNCF y la belga SNCB y que no contará con Deutsche Bahn en su accionariado.

La empresa pública ferroviaria Deutsche Bahn continúa con su frenético programa de expansión en los mercados de transporte de viajeros que han sido liberalizados, mientras defiende su posición de monopolio en Alemania. El último bocado en este banquete, que parece no tener fin, ha sido el negocio de autobús de Veolia Transdev en República Checa, Eslovaquia, Polonia, Eslovenia, Serbia y Croacia.

El Gobierno de España esbozó el pasado viernes el diseño que ha preparado para los servicios de transporte ferroviario de viajeros en régimen de competencia, que se corresponden en lo esencial con el mapa actual de rutas de alta velocidad, y que prevé limitar el número de competidores para cada línea y el reparto de los escasos "títulos habilitantes" mediante un concurso público en el que Renfe ni siquiera tendrá que participar para ganar.

La Comisión Europea presentó esta semana su propuesta final del cuarto paquete ferroviario, un conjunto de modificaciones legislativas encaminadas a profundizar en la creación del área ferroviaria europea única (SERA en sus siglas en inglés) y que tiene como principal objetivo lograr que los mastodontes públicos que aún no han separado la gestión de las infraestructuras y la prestación de servicios de transporte ferroviario, especialmente Deutsche Bahn y SNCF, den su brazo a torcer.

El grupo Eurotunnel, concesionario del túnel que conecta Reino Unido con Francia, ha hecho público esta semana un primer balance operativo correspondiente al pasado año, en el que la empresa registró más de 993 millones de euros de ingresos, y dio paso a cerca de 20 millones de viajeros, sumando tanto los servicios que presta directamente como los de la operadora internacional Eurostar.

La compañía gubernamental de transporte ferroviario en la federación rusa, Rossiyskie Zheleznye Dorogi, o RZD, ha hecho públicos hoy los resultados empresariales correspondientes a la primera mitad del año fiscal de 2012 con sus cifras ajustadas al estándar contable internacional (IFRS), que recojen un incremento del 5% interanual en los ingresos del grupo, hasta alcanzar los 745 millardos de rublos (unos 18.777 millones de euros al cambio actual).

La operadora pública Deutsche Bahn ha decidido poner en el disparadero a su principal suministradora de trenes, la también alemana Siemens, ante la -más que previsible- oleada de retrasos que sufrirán sus trenes de larga distancia con la llegada de la fase más cruda del  invierno. En un comunicado emitido el jueves 22 de noviembre y rebosante de victimismo, la empresa se adelanta a las posibles reclamaciones de sus viajeros y se atreve incluso a ponerse en su piel: “nuestros clientes se sienten abandonados por Siemens”.

La fabricante de trenes Talgo ha demandado al gobernador del estado de Wisconsin (EE.UU.) ante lo que califica como un incumplimiento del contrato de suministro de dos trenes de pasajeros que iban a ser destinados a la mejora del servicio que presta la operadora federal, Amtrak, entre las ciudades de Chicago y Milwaukee. Talgo asegura que los trenes están listos para rodar y que, pese a ello, el estado se niega a pagar el dinero que aún se le debe. Por ello, ha solicitado autorización judicial para rescindir el contrato y quedarse con el material rodante.

Página 1 de 2
Copyright 2011. Joomla 1.7 templates. 2003-2012 - Fernando Puente